La importancia del Protocolo Empresarial en las Organizaciones

Se entiende por protocolo empresarial el conjunto de  reglas sociales y formales que deben cumplirse en el seno de una empresa. En él se establecen las pautas y los límites que rigen el accionar de la compañía en cuestión. Los protocolos empresariales recopilan las normas que deben seguirse para planificar, desarrollar y controlar acciones promovidas por una empresa: visitas, reuniones, negociaciones, al realizar el papel de anfitrión en un determinado acto, etc… junto con los comportamientos donde la cortesía, el respeto y la educación llevan la voz cantante.

El protocolo sirve para lograr una buena y armoniosa convivencia en el ámbito laboral. Ayuda a comprender la necesidad de adaptarse, integrarse y conocer cuáles son las reglas para seguir y para observar el trato correcto tanto con los superiores como con los subalternos El protocolo empresarial regula  el comportamiento de la empresa tanto en su interior como hacia el exterior y con él se fijan normas de convivencia entre los empleados y se establecen criterios de comunicación puertas afuera.

Las secretarias ejecutivas son, en la mayor parte de las ocasiones, las primeras personas que reciben a los clientes o invitados,  y por lo tanto dan la primera imagen o impresión de lo que puede ser la empresa.

Cinco utilidades del Protocolo Empresarial

  1. El Protocolo en la actualidad tiene hoy un componente de organización imprescindible para la empresa que no quiera ser un ente aislado sin relación de ningún tipo. Es la herramienta que permite ordenar las relaciones sociales de la empresa, empleados y  directivos.
  2. El Protocolo ayuda a comprender la necesidad de adaptarse, integrarse y conocer cuáles son las reglas para seguir y para observar el trato correcto tanto con los superiores como con los subalternos
  3. El Protocolo incluye desde las normas de etiqueta y cortesía hasta las visitas de autoridades a la empresa, la celebración de almuerzos de trabajo o la firma de convenios con otras compañías o instituciones.
  4. El objetivo que esta disciplina, en el ámbito empresarial, es convertir a los responsables/asistentes o invitados a cualquier evento, en un correcto anfitrión, basándose en unas simples reglas de cortesía.
  5. El protocolo corporativo o empresarial es un factor clave no solo a la hora de generar imagen de las empresas, sino también es un punto a tener en cuenta a la hora de ofrecer a trabajadores y consumidores un plus llamado Calidad, el cual, se une a la fidelidad  a través de los detalles que el protocolo en este sector lleva a cabo.

El protocolo aporta a la empresa una serie de valores fundamentales, entre los que podemos destacar:

  • Imagen: ayuda a difundir la imagen de la empresa mediante actos y apariciones públicas.
  • Proyección: favorece la proyección social de la empresa
  • Comunicación: comunica los mensajes de la empresa de modo eficaz.
  • Procedimiento: establece unas normas y unas técnicas de organización
  • Rentabilidad: consigue incrementar los beneficios optimizando el resultado de cada acto.
  • Prestigio: ayuda a construir  una imagen favorable de la empresa.

Por todos los elementos que lo componen, el protocolo empresarial impulsa la creación de una propia imagen de marca, junto con el fomento de la unidad y de un concepto positivo tanto a nivel interno como externo de la corporación, sin olvidar que es parte imprescindible en aquellos aspectos en los que se encuentran involucradas diversas culturas y tradiciones, ya que nos dará las pautas y procesos de cómo actuar ante determinados momentos para seguir promoviendo el respeto, la cortesía y el buen hacer mientras alcanzamos los objetivos sociales y económicos de nuestra organización.

Deja un comentario